Cuatro de Julio

November 22, 2011

Su mirada tierna y dulce, acompañada de su sonrisa grande e inocente
Movimientos cariñosos, traviesos tienen energía para días completos
Su felicidad es eterna, su orgullo a lo alto enseñando su patriotismo
Tiene dinero para malgastar, engordar, morir en gula material.

Sus padres tomando jugo de pies descalzos, vino fino, caro para el esclavo
Cenando pavo, pollo talvez puerco brindando por la salud y la paz mundial
Dientes brillosos, sonrisa perfecta, masticando puré de papa con verduras orgánicas
Enseñando historia, del lado perfecto por supuesto, los niños no tienen la culpa y de sangre no deben de oír.

-Hijo aquí tienes dinero, celebra la libertad y la declaración de independencia
El niño corre y se emociona, enloquece y se suelta, mira y no lo cree
Sonriente con banderas, golosinas y cohetes listos para tronarlos al medio ambiente
Llega a la playa listo para celebrar, que la fiesta estaba por empezar

Su corazón palpita al ritmo de los fuegos artificiales con su cabeza a noventa grados
Su ojos tiemblan, se iluminan, oscurecen y deleitan los colores nacionales
A los cincuenta grados la bandera de las barras y las estrellas aparece y miles se levantan a saludar
A los cuarenta y cinco grados su mirada se pierde

En el medio oriente
Su mirada amarga y triste acompañada de una lagrima grande e impotente
Movimientos bruscos, torpes no hay energía ni para comenzar
Su felicidad es controlada, su orgullo aplastado, tratando de sobrellevar
No tiene hogar, delgado de pelear, no hay agua ni siquiera para continuar.

Sus padres tomándolo de los brazos escondidos en un sótano
Cenando tierra, gusanos tal vez nada, rezando por su bienestar
Sonrisa sin brillo, dientes dañados, masticando su propio calcio
Viviendo la cruda realidad por la dominación mundial.

Su corazón palpita a ritmo de las bombas, con su cabeza mirando el suelo a los cero grados
Sus orejas tiemblan, retumban, se llenan de gritos y espeluznantes sonidos.
A los veinte grados mira la sangre de sus padres tirados, alucinando y su bandera quemando
A los cuarenta y cinco grados sus mirada se pierde.

-Hijo aquí y aquí señala el corazón y la cabeza tienes el poder de celebrar tu libertad y no cometer el error del Norteamericano.
El niño corre, las lagrimas el viento se las come, enloquece y se suelta, mira a su alrededor y no lo cree
Creció de niño a adulto en tres horas, apago la bandera y la puso en la cabeza
Llega a la base militar listo para luchar

A los cuarenta y cinco grados su mirada era inmortal sin miedo y sin marcha atrás.

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s